Inici > Àrees de treball > Energia > Al·legacions al "Proyecto Almacén Temporal Centralizado (ATI) de la Central (...)

Al·legacions al "Proyecto Almacén Temporal Centralizado (ATI) de la Central Nuclear de Ascó"

21 de gener de 2011

A D. Marceliano Monsalve Díaz Jefe de la Dependencia de Industria y Energía Subdelegación Provincial del Gobierno en Tarragona Edificios Servicios Provinciales Pl. Imperial Tarraco, 4, 3.ª 43005 Tarragona

D. ..........., con DNI......., actuando en nombre propio y en representación de la Federació d’Ecologistes en Acció de Catalunya, entidad legalizada y registrada con el núm. 376 en la Sección segunda del Registre de Barcelona de la Direcció General de Dret i Entitats Jurídiques de la Generalitat de Catalunya y con domicilio a efectos de comunicación en c/ .........,

EXPONEMOS:

Que en fecha de 15 de diciembre de 2010 se publica en el BOE, núm. 304, el anuncio de su Dependencia por el que se somete a información pública el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del "Proyecto Almacén Temporal Centralizado (ATI) de la Central Nuclear de Ascó", a solicitud de la Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs II, AIE ante el MITyC.

Que dicha diligencia surge a efectos previstos en el RDL 1/2008, de 11 de enero, sobre Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos, y por el cual se concede de un plazo de 30 días a partir del día siguiente de la publicación del correspondiente anuncio a fin que los interesados presenten las observaciones y alegaciones según las formas previstas en el art. 38 de la Ley 30/1992.

Que comparecemos en el debido tiempo y formulamos las siguientes

CONSIDERACIONES PREVIAS:

Única.- Los residuos radioactivos, y muy especialmente los residuos radioactivos de alta actividad (RAA) son uno de los grandes problemas entre los muchos diversos que derivan del uso de la energía nuclear, con los que debe enfrentarse la industria nuclear y, por extensión, a los que debe enfrentarse también la humanidad. Después de más de 50 años de explotación de la energía nuclear -ya sea para uso civil como militar- no existe aún una solución técnica definitiva para la gestión de los residuos radioactivos.

No hemos de olvidar que los residuos radioactivos permanecerán activos por millares y millares de años hasta que se agote su periodo de actividad radiológica, es decir, hasta que se complete su decaimiento térmico, radioactivo y tóxico. Ello es especialmente preocupante atendiendo que no existe un umbral de seguridad para las radiaciones ionizantes ya que no existe dosis radioactiva inocua alguna.

Este es un problema de insolvente dilema ético que pone en peligro a la humanidad y los ecosistemas, problema al cual habrán de enfrentarse, también, las generaciones venideras, aun cuando estas no hayan participado en su gestación.

Por ello, Ecologistes en Acció quiere manifestar su rechazo a la construcción de un ATI en la CN de Ascó, así de como cualquier otra solución parcial encaminada a la gestión de los residuos radioactivos mientras no se ataje de raíz el problema de los residuos radioactivos, es decir, su generación. Por tanto, consideramos que la primera acción destinada a paliar tal efecto debe ir encaminada hacia el cierre de todas y cada una de las centrales nucleares del Estado y que siguen aún en fase de explotación, y ello debe hacerse mediante un calendario de cierre progresivo pero urgente.

Por ello formulamos la siguientes ALEGACIONES:

Sobre el proceso de tramitación administrativo

Primera.- Aunque el pasado 5 de abril de 2010 se inició una consulta a diferentes entidades oficiales y sociales, la tramitación administrativa del proyecto de ATI de la CN de Ascó adolece de importantes defectos de forma, como la falta de debate ciudadano y de transparencia en las negociaciones entre los diferentes actores implicados, los representantes del Gobierno, ENRESA y los titulares de la CN. Las garantías mínimas para este tipos de procesos, que se enmarcan dentro del Convenio de Aarhus y del cual el Estado es firmante, no han sido respetadas.

Toda vez que el ATI de la CN de Ascó en cuanto "instalación temporal independiente de almacenamiento de combustible gastado" y así mismo en cuanto a que "se prevé su construcción en el emplazamiento de la CN de Ascó como sistema adicional de almacenamiento de combustible gastado (CG), por lo que su tratamiento, a efectos de su licenciamiento, va ser el de una modificación del diseño de la instalación nuclear" en su procedimiento de tramitación resultarán de aplicación las previsiones del art. 6 del Convenio sobre acceso a la información, la participación en la toma de decisiones y el acceso a la justicia en materia de medio ambiente, de 25 de junio de 1998, conocido como el Convenio de Aarhus (Dinamarca).

Dicho Convenio ha sido ratificado por el Estado, siendo su instrumento de ratificación publicado en el BOE núm. 40, de 16 de febrero de 2005, por lo que de conformidad con el art. 96 de la Constitución forma parte de nuestro ordenamiento jurídico interno y por tanto de sus disposiciones aplicables.

Pues bien, de acuerdo con el apartado 4 del citado art. 6, en la tramitación administrativa del ATI de la CN de Ascó, la administración pública debió adoptar desde su inicio las pertinentes "medidas para que la participación del público comience al inicio del procedimiento”, es decir, "cuando todas las opciones y soluciones aún posibles y cuando el público pueda ejercer una influencia real".

Y ello no ha sido así, lo que vicia de nulidad el procedimiento, ya que la solución técnica fue adoptada años atrás por ENRESA y los propios titulares de la CN, y de hecho es recogida por el VI Plan General de Residuos Radioactivos (PGRR), vigente desde su aprobación el 23 de junio de 2006, sin que se iniciara un debate público y transparente desde el inicio del procedimiento, la cual cosa nos separa de los preceptos enunciados en el citado art. 6 del Convenio de Aarhus, pues existen otras soluciones técnicas que no han sido contempladas, entre ellas el cierre de la central que no ha sido contemplada Así mismo, la tramitación del Proyecto Constructivo y de su correspondiente EIA atenta contra los derechos de participación pública por el hecho que su tramitación se haga coincidir con fechas festivas. En este sentido cabe reconocer que el Comité de Cumplimiento del Convenio de Aarhus ha fallado contra el Estado (Resolución del Comité de 18 de diciembre de 2009, considerandos 90 a 92) cuestionando, entre otras cosas, que los plazos de exposición pública se hagan coincidir con periodos vacacionales.

Sobre la justificación del proyecto y las alternativas estudiadas

Segunda.- El presente proyecto de ATI obedece a la inminente saturación de los sistemas gestión del CG de los grupos I y II de la CN de Ascó que se realiza mediante deposición húmeda en piscinas, y cuya saturación se producirá para Ascó I en su ciclo 24 (posterior a marzo de 2014) y para Ascó II en su ciclo 23 (posterior a octubre de 2014), razón por la cual los titulares de las mismas precisan ampliar su capacidad de almacenamiento del CG si quieren mantener operativa la CN.

La razón por la cual las piscinas hayan casi alcanzado su saturación hay que encontrarlo en el diseño original de la propia central y las previsiones de su vida útil que se calculaba sobre unos 25 años, aunque años más tarde negocio, y tal como se desprend edel EIA, un contrato con ENRESA a través del cual cabía la reserva de con. Cabe señalar que una CN está siempre sometida a una presión constante e intensa debida su propia funcionalidad, especialmente por la actividad que se desarrolla dentro de su reactor, con el incesante bombardeo de neutrones, la fisión de los átomos radioactivos y el ingente calor residual que se genera, por ello a medida que envejecen las CCNN se incrementan los riesgos asociados a las mismas.

Al desgaste normal y propio que le corresponde a una CN, en el caso de Ascó I y II cabe añadir el prematuro envejecimiento de varios de sus componentes principales, como fisuras en las tapas de las vasijas de los reactores, con las consiguientes inversiones y actuaciones para restituir los componentes dañados. Aunque el uso de la energía nuclear implica siempre unos riesgos inaceptables, puesto que se trata de una tecnología intrínsecamente peligrosa, el alargamiento de la vida operativa de los dos reactores de Ascó supondría una temeridad aun mayor.

Por ello Ecologistes en Acció considera que no existe razón alguna que justifique el alargamiento de la vida operativa de Ascó I y II más allá de su capacidad actual de almacenamiento del CG en sus piscinas.

Tercera.- Las diferentes alternativas estudiadas son las siguientes:

• Alternativa 0: Mantenimiento en piscinas, el que supondría la paralización de la actividad de la CN, al menos por un tiempo indefinido. • Alternativa 1: Almacén Temporal Centralizado (ATC), aunque su puesta en funcionamiento no se produciría, según previsiones del MICyT, en un plazo no inferior a 5 años, el que supondría también la paralización de la actividad de la CN al menos durante un lapso de tiempo. • Alternativa 2: ATI como solución transitoria mientras no entre en operación el ATC y permitir así la continuidad de la actividad en la CN. La alternativa escogida por los promotores corresponde precisamente a la Alternativa 2, correspondiente al ATI como solución temporal mientras no se construya el ATC, y a la que los mismos concretan que "el Almacén Temporal se convierte así en una prioridad principal".

Por nuestra parte y en consecuencia con nuestros planteamientos se hace necesario aportar una Alternativa 3 que, no contemplada por los promotores, consiste en dejar de generar residuos radioactivos, esto equivale al cierre definitivo de los dos grupos de la CN de Ascó una vez las piscinas hayan alcanzado su saturación máxima y a la ejecución de un plan para su desmantelamiento. Aunque esta alternativa, a efectos prácticos, parezca encajar con la Alternativa 0, difiere por ser la única alternativa que garantizaría el cese de la generación de los extremadamente peligrosos residuos radioactivos.

Cuarta.- Aunque la disposición de un Almacén Temporal complementario mientras no entre en operación el ATC es una figura que se contempla dentro del VI PGRR, difícilmente este ATI podrá considerarse como una solución transitoria a corto plazo. Lo cierto es que el Estado, y ante la necesidad que plantea la gestión de los residuos radioactivos, ya ha aprobado otros 5 planes anteriores, los cuales han caído más o menos en un estrepitoso fracaso. Por ello creemos muy seriamente que la construcción de un ATC es una realidad que está aún por demostrarse, dado el rotundo rechazo popular y la falta de consenso político y social que el ATC suscita, así como las diferentes actuaciones que se enmarcan en los diferentes Planes. De ello cabe esperar que el ATI, muy presumiblemente, acabará por constituirse en una estrategia de gestión a largo plazo, ante la más que probable no disposición de un ATC.

Sobre problemas asociados al diseño del ATI

Quinta.- El ATI corresponde a una instalación hecha de módulos de almacenamiento, pasivos por diseño, es decir, sin componentes activos ni sistemas especiales de vigilancia especiales. Así mismo su diseño, según indican los promotores, se compone de estructuras y componentes "para soportar cualquier tipo de condición normal, anormal o de potencial accidente en el emplazamiento".

Igualmente, su diseño obedece, nuevamente indicación de los promotores, a criterios de protección física que garanticen el confinamiento de la radioactividad hasta su siguiente etapa de gestión, sin que esta se especifique, y la protección de los trabajadores, público y medio ambiente frente a las radiaciones ionizantes, el control de la subcriticidad o la extracción del calor residual.

Se trata de una instalación de almacenamiento en seco y caliente que, aunque como ventaja no consume agua, presenta riesgos nada despreciables. La literatura técnica advierte que en deposición seca y caliente en caso de posibles roturas o desperfectos en las vainas del CG, aunque estas no sean apreciables, el proceso de deterioro se amplifica. Ello responde a que el almacenamiento en seco es menos eficiente, desde un punto de vista térmico, que el sistema de deposición húmedo, y por tanto a mayor calor residual mayor deterioro.

Aunque previamente se haya procedido a la refrigeración del CG en las piscinas difícilmente se produce el suficiente decaimiento térmico -cabe recordar que el nivel térmico del CG una vez extraído del reactor puede alcanzar una potencia térmica de 1 MW/tn de CG- para garantizar sus condiciones de seguridad en los módulos pasivos en el sentido referido de posibles deterioros, que en su hipotético caso, una vez que se iniciara una nueva etapa de gestión, se pondría en mayor riesgo la protección de los trabajadores, el público o el medio ambiente ante las radiaciones ionizantes.

Sobre la cultura de seguridad

Sexta.- La cultura de seguridad y protección radiológica propia de los titulares de la CN presenta grandes deficiencias, como se demostró en el episodio de liberación de partículas radioactivas que tuvo lugar el 27 de noviembre de 2007, ocasionado durante la transferencia del CG del reactor a las piscinas, suceso que se llegó a ocultar al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). En este episodio, operarios inexpertos se encargaron de las operaciones de transferencia del CG, aunque este fue uno de los muchos despropósitos que se cometieron durante la operación, como la manipulación expresa de los monitores de detección radiológica.

Esta es una información en absoluto irrelevante puesto que nos advierte de los problemas que podrían desencadenarse en el transcurso del traslado de los residuos desde las piscinas a los nuevos módulos.

Por ello, y aún cuando puedan existir de dispositivos técnicos que puedan ofrecer ciertas garantías para la correcta gestión del traslado de los residuos radioactivos, la concurrencia de errores humanos es una variable que no puede menospreciarse. Como hemos señalado, ejemplos de ello abundan. De producirse algún accidente durante la manipulación de los residuos, las consecuencias podrían ser catastróficas, pero no obstante no se especifican que tipo de medidas se aplicarían en su caso.

Séptima.- Las CCNN constituyen un blanco perfecto para ataques terroristas dada la envergadura que adquiriría un ataque de este tipo y el impacto que tendría para la población, hecho que es recogido en varios informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). De hecho, tanto el Ministerio de Industria como el CSN se han tomado muy en serio esta advertencia, instando a los titulares de las CCNN a revisar y reforzar sus planes de seguridad. El ATI representaría otro claro blanco, y esta es una cuestión que no se contempla en el EIA.

Sobre impactos por inestabilidad geotécnica, desprendimientos y sismicidad

Octava.- El emplazamiento sobre el que se ubica la CN de Ascó se sitúa sobre un sustrato margoso, ello produce a una expansión del terreno por hinchamiento de las margas y su anexión al curso del río Ebro. Este es un grave problema que pone en riesgo las instalaciones nucleares que allí se han establecido. De hecho, este problema fue detectado durante la fase de construcción de la CN, aunque se ocultó a través de la manipulación de los estudios geotécnicos, hoy en día es función del CSN elaborar un seguimiento de los impactos originados por la inestabilidad del terreno.

También el emplazamiento del ATI, tal como se recoge en el EIA, se compone de tramos arenosos y arcillosos en su substrato terciario. Los ensayos realizados para determinar el potencial de expansión del substrato terciario arrojan un potencial medio-alto. Aunque en el EIA descarta que se puedan producir a corto plazo fenómenos de expansión por la permeabilidad del terreno, no podemos predecir los impactos que puedan desarrollarse a largo plazo por este mismo fenómeno.

Novena.- Así mismo el emplazamiento previsto para el ATI se halla situado justo debajo de una fuerte pendiente en desliz producto del desmonte del macizo rocoso para allanar y agrandar el emplazamiento de la CN y en donde se podrían originar desprendimientos de la pared.

A estos impactos de origen natural y antrópico cabe añadir la presión que las infraestructuras pesadas y voluminosas de la propia CN ejercen sobre el terreno. Por todo ello se hace imprescindible, el cierre y desmantelamiento de la CN para redimir el efecto expansivo que se ejerce en el terreno.

Decima.- Aunque para el criterio de sismicidad en el EIA se afirma que "el emplazamiento está situado en una zona que puede calificarse como de baja sismicidad, existiendo al Norte y al Sur del mismo, zonas sísmicamente más activas", por su parte el Institut Geològic de Catalunya cartografía tres seísmos de diferente magnitud en la comarca de de La Ribera d’Ebre, especialmente los dos primeros.

Tabla 2: Seísmos próximos al emplazamiento de la CN de Ascó. Fuente: Institut Geològic de Catalunya. Localización Año Intensidad sísmica Réplicas Distancia màxima Tivissa 1845 VII VI 22 km Tivissa 1850 VII - 22 km Vinebre 1972 III - 3 km

Sobre otros criterios técnicos no contemplados en el EIA fundamentales para desarrollar una evaluación integral de todos los factores implícitos

Doceava.- El emplazamiento de la CN de Ascó en el margen derecho del curso del río Ebro, en plena Depresión del Ebro y en un punto que se halla aguas abajo de tres presas para producción de energía hidráulica.

Tabla 1: Embalses próximos y previos al emplazamiento de la CN de Ascó. Nombre Inicio de la actividad Cola de embalse Capacidad Clasificación de riesgo potencial Mequinenza 1964 110’00 km 1.530 Hm³ A Riba-roja 1969 28’00 km 206’90 Hm³ A Flix 1949 13’10 km 11’00 Hm³ -

De la relación anterior se deduce que se trata de un zona con un alto elevado de riesgo de inundación, dado que la categoría A define a las presas cuyo potencial de ruptura o mal funcionamiento puede ocasionar daños importantes aguas abajo de su ubicación. Se trata, por tanto, de una zona con un alto valor riesgo de inundación.

Treceava.- El EIA define el clima regional "como mesomediterráneo, con ligera tendencia continental, lo que supone escasas precipitaciones, inviernos fríos y veranos calurosos", no se desarrolla ningún estudio de registro pluviométrico, que al nuestro parecer y en relación a una instalación nuclear debería contemplar un periodo de retorno de 500 años. Hay que recordar que el clima mediterráneo se caracteriza precisamente por su régimen de escasas lluvias pero que pueden ir acompañados por eventuales episodios torrenciales.

Catorceava.- Tampoco se han considerado los impactos por la proximidad de áreas industriales o tecnológicas que puedan presentar algún riesgo de explosión química o fuerte descarga energética. El emplazamiento de la CN de Ascó comprende dos Planes de Emergencia, el Plan de Emergencia Nuclear de Tarragona (PENTA) por la propia CN y el Plan de Emergencia Químico de les Tarragona (Plan SEQTA) a propósito del complejo industrial electroquímico, del sector cloro-alcalí propiedad de Ercros Industrial, SA, en la población vecina de Flix. Los riesgos que pueden derivarse de la proximidad de estas instalaciones no son nada menospreciables, ya que estas actividades pueden originar explosiones, incendios, descargas eléctricas y escapes químicos y radioactivos.

Por todo ello

SOLICITAMOS:

Que se tenga por presentado este escrito a todos sus efectos legales, por formuladas las alegaciones que se expresan, y que se nos conceda la consideración de parte interesada en el desarrollo administrativo del Expediente que nos ocupa.

Que atendidas las deficiencias que arriba se describen se formule Declaración de Impacto Ambiental con carácter negativo, y se rechace el proyecto en su totalidad.

Que en caso que se sea requerido se nos conceda auditoria como parte interesada antes de que se formule Resolución.

Que en caso contrario a las solicitudes anteriores se nos otorgue como parte interesada una respuesta razonada.

Flix, a 20 de enero de 2011

Ecologistes en Acció de Catalunya.

SPIP | | Mapa del lloc Web | Seguir la vida del lloc RSS 2.0